Imprimir
Categoría: Espacio Académico

 

Diferentes estudios sobre tipos de dietas y métodos para perder peso muestran que después de un año de tratamiento la persona recupera el peso perdido, o incluso un poco más. Se han comparado los resultados obtenidos, a largo plazo, después de realizar distintos planes de alimentación: bajos en carbohidratos, con mayor porcentaje de carbohidratos y bajos en grasa,  bajas o muy bajas en calorías, para mencionar solo algunos. Los resultados son los mismos: después de un año las personas que se han sometido a un tratamiento de pérdida de peso terminan recuperándolo, indiferentemente del tipo de tratamiento que utilizó (1).

Para lograr una pérdida de peso que se mantenga con el tiempo se requiere, además de una orientación ética y responsable basada en la ciencia, explorar las razones por las cuales se desea realizar el cambio (2).

La mayoría de las personas se someten a un tratamiento de control de peso para mejorar su salud y/o su estética, pero no profundizan el sentido verdadero de su intención. Por ejemplo, después de recibir un diagnóstico desfavorecedor (dislipidemia, hipertensión arterial o alguna otra enfermedad crónica no transmisible) se preocupan y buscan, en el mejor de los casos, al profesional en nutrición, sin embargo, no exploran sus razones internas para realizar el cambio y, al carecer de ese sentido profundo, terminan abandonando las metas nutricionales propuestas, decantándose por el disfrute de sus antiguos hábitos.

La preocupación por una enfermedad; la insistencia de otras personas, aunque sean profesionales de la salud o los mismos familiares; o como muchos mencionan, la fuerza de voluntad no son razones suficientes para mantener los cambios necesarios para disminuir el peso y sostenerlo en el tiempo. Se necesitan razones más intrínsecas, razones que al ponerlas en una balanza sean más pesadas que el refuerzo positivo que da el buen sabor al paladar de la comida que se debe evitar (3).

Por ejemplo, aquellas personas que indiquen que su motivación para perder peso son evitar los comentarios negativos de sus amistades, van a abandonar más rápidamente sus metas nutricionales, que aquellas que indiquen motivaciones relacionadas con sus valores, por ejemplo, ser leal con sus principios de cuidarse y sentirse bien consigo misma (4).

Indagar sobre las razones para controlar el peso, es como encontrar el sentido real para actuar o, dicho de otra manera, señalar el punto a donde se quiere llegar, siempre debe definirse en positivo, por eso una razón para el cambio no puede ser “no estar enfermo”, sería como subirse a un autobús y decir “lléveme a algún lugar que no sea la montaña, porque no quiero ir la montaña”.

En la búsqueda de ese sentido o esa razón se pueden realizar las siguientes preguntas: ¿Para qué vengo a este programa?, ¿Qué voy a conseguir?, ¿Realmente quiero conseguirlo? ¿Qué estoy dispuesto a hacer para conseguirlo? Así, quien tiene un “para qué” va a encontrar el cómo (5). Y si este “para qué” nace de la misma persona y no depende de los demás resulta en una razón más fuerte que la satisfacción de un gusto pasajero como el que podría representar el comer exceso de dulces o el mantenerse sedentario.

Para lograr cambios en los hábitos de alimentación y estilos de vida necesarios para la pérdida y mantenimiento del peso, hay que explorar y encontrar las razones por las cuales se van a realizar dichos cambios, una vez que se encuentra ese “para qué”, es importante analizar si se fundamente en una razón que nace del interior o depende de otros, si nace del interior de la persona seguro que el cambio va a perdurar.

 

Fuentes Bibliográficas

  1. Salas-Salvadó J, Romero de Ávila M, Villarino A, Russolillo G, Farré R, Gargallo M, Iglesias C, Lorenzo H, Moreno JM, Quiles J, Riobó Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos (Consenso FESNAD-SEEDO). Revista Española de Obesidad. 2011; 10(1): Madrid.
  2. Villalobos G, deBeausset I. Aspectos Clínicos, Psicológicos y Educativos para su Desarrollo. Costa Rica: Universidad de Costa Rica; 2020.
  3. Ryan Williams G, Patrick H, Deci E. Self-determination theory and physical activity: the dynamics of motivation in development and wellness. Hellenic Journal of Psychology [Internet]. 2009 [citado 2018-2-13]; 6:         107-124.
  4. Ulloa Psicología de la Motivación. San José: EUNED; 2017.
  5. Frankl V. El Hombre en busca de sentido. 12° edBarcelona: Herder;1991