Ante las medidas de distanciamiento social derivadas de la actual crisis sanitaria, por la pandemia causada por el virus Sars-Cov 2, son muchas las organizaciones que han tenido que modificar su dinámica de trabajo; por lo que actualmente un gran número de personas realizan sus actividades productivas por medio del teletrabajo.

Si bien el teletrabajo ha traído muchas ventajas para las familias, por ejemplo, se dispone de más tiempo junto a los seres queridos, se ha incrementado la flexibilidad de los horarios, se han reducido los tiempos de desplazamiento, así como los gastos en pasajes o gasolina para movilizarse al lugar de trabajo; también ha traído desventajas, como por ejemplo un aumento en el sedentarismo y un desorden en los hábitos de alimentación (1).

Con el trabajo desde casa, las personas pasan largas jornadas frente a una computadora, sin realizar actividad física, lo que aumenta los niveles de estrés y ansiedad y puede llevar a un picoteo desmedido, normalmente con alimentos altos en calorías, como azúcares y grasas. Por otra parte, ante la dificultad de separar la vida laboral y familiar que ahora se unen en un mismo sitio, se tiene la práctica errónea de consumir los alimentos en el mismo lugar donde se trabaja, lo cual es perjudicial para la salud, ya que no se está tomando el tiempo para hacer una elección consciente de los alimentos, ni tampoco se puede asegurar una adecuada inocuidad al consumir las comidas en el mismo lugar de trabajo (2).

Esta falta de consciencia sobre la compra, preparación y consumo de los alimentos puede causar un impacto negativo, ya que las decisiones con respecto a qué alimentos se deben o quieren consumir, cómo prepararlos, cuánta hambre se tiene realmente, con cuántos alimentos ya se está satisfecho, se ven nublados por el estrés y la angustia de cumplir con todas las demandas del día (3).

Por otra parte, muchas personas que recibían la alimentación en sus lugares de trabajo, ya no la están recibiendo, esto suma una carga al ambiente alimentario doméstico, donde se debe tratar de sustentar las comidas de todos los miembros de la familia durante todo el día.

Esta carga suele recaer en el género femenino, lo que conlleva a un aumento de la carga de trabajo para las mujeres que estando en casa con toda la familia, deben cumplir labores de cocina, aseo, cuidados de los niños y los adultos mayores, así como deben de cumplir con horarios laborales presenciales o a distancia, postergando sus necesidades personales, entre las que destaca su alimentación. (3).

El teletrabajo ha llegado a modificar la rutina de las familias, provocando que las personas trabajadoras deban empatar tanto su vida personal como profesional, y en esta situación de cambio e incertidumbre es fundamental cuidar de la salud, algunas recomendaciones nutricionales para mejorar la alimentación de las personas que realizan teletrabajo son:

  1. Planear la alimentación durante los fines de semana puede ayudar a disminuir el estrés sobre qué se va a comer en el momento en el que se está trabajando. Esta planeación debe tomar en cuenta la dinámica familiar y en la medida de lo posible promover la participación de todos los miembros de la familia, de manera que las tareas relacionadas con la compra, almacenamiento y preparación de alimentos no recaigan en una sola persona.

  2. Preparar con antelación preparaciones como sopas, picadillos, frijoles y salsas para entre semana solo tener que armar los platos de comida.

  3. Planificar sus descansos para realizar sus tiempos de comida.

  4. Tener a disposición alimentos de fácil consumo o ya preparados para realizar sus

    meriendas, como por ejemplo, fruta picada, vegetales lavados y picados (como palitos de zanahoria o apio), semillas como almendras, maní o marañón, leche, yogurt, o galletas integrales con bajo aporte de azúcar.

  5. No consumir sus alimentos en el mismo lugar de trabajo, de manera que al momento de comer le sea más sencillo hacer elecciones conscientes de sus alimentos y pueda realmente disfrutarlos.

  6. Realizar al menos un tiempo de comida con sus familiares, de esta forma se promueve la comensalidad y el compartir con los demás miembros de la familia.

  7. Utilizar tamaños de porción más pequeños de lo usual, si no hace actividad física. Hay que tomar en consideración que el estar en casa implica menos actividad física, por ello se recomienda consumir alimentos en cantidades moderadas.

  1. Mantenerse hidratado durante el día, para ello puede tener una botella de agua en su lugar de trabajo, puede agregar rodajas de alguna fruta o vegetal para promover su consumo.

  2. Evitar consumir bebidas con cantidades importantes de azúcar agregada.

  3. Evitar el consumo frecuente en lugares de comida rápida, en su lugar prefiera realizar

    preparaciones caseras como burritos, tacos, papas al horno o pizza casera.

  4. Cada cierto tiempo, levantarse de su silla, estirarse y caminar algunos pasos en su

    casa, le ayudará a mantenerse un poco más activo.

  5. Si padece alguna enfermedad crónica como diabetes o hipertensión, realizar sus

          respectivos automonitoreos.

La pandemia por Covid- 19 y el teletrabajo han modificado sustancialmente las dinámicas alimentarias de las familias, no obstante, con una buena planificación y apoyo es posible mejorar la calidad nutricional de los alimentos consumidos y lograr que este sea un espacio saludable y de disfrute.

Referencias Bibliográficas

  1. Arce, L y Rojas, K. (2020). Actividad física y tiempos de comida en teletrabajadores y trabajadores presenciales de una universidad estatal de Costa Rica. Cuadernos de Investigación UNED. https://doi.org/10.22458/urj.v12i2.3143

  2. Montero, B; Vasconcelos K y Arias, G. (2020). Teletrabajo: Fortaleciendo el trabajo en tiempos de pandemia por COVID- 19. Revista de Comunicación y Salud, Vol. 10, no 2, pp. 109-125. https://doi.org/10.35669/rcys.2020.10(2).109-125

  3. Egaña, D., Gálvez, P., & Rodríguez, L. (2020). La alimentación en tiempos de pandemia por COVID-19.Revista Chilena de Salud Pública, p. 110-122. Doi:10.5354/0719-5281.2020.60391

  4. Restrepo, G; Orozco, D; Urrego, Y; Andrade, L & Segura, M. (2020). Alimentación y nutrición durante la pandemia del COVID-19. Perspectivas En Nutrición Humana. researchgate.net/profile/Marco-Segura Bujan/publication/344221675_Alimentacion_y_nutricion_durante_la_pandemia_de_COVID-19/links/5f5d6899a6fdcc11640ed7a7/Alimentacion-y-nutricion-durante- la-pandemia-del-COVID-19.pdf