Los huesos son tejidos vivos que constantemente se descomponen y reemplazan. Durante toda la vida, su cuerpo busca un equilibrio entre la pérdida de tejido óseo y la creación de tejido nuevo. Se alcanza la mayor masa ósea aproximadamente a los 30 años. A partir de entonces, se comienza a perder masa ósea.

Probablemente haya oído incontables veces que hacer ejercicio es “bueno para su salud física”, pero sabía que hacer la cantidad adecuada de ejercicio puede aumentar sus niveles de energía e incluso ayudarle a encontrarse mejor desde el punto de vista emocional.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los adolescentes hagan como mínimo 60 minutos diarios de actividad física.

La composición de la leche materna es la base principal para el desarrollo de fórmulas infantiles en cuanto a su contenido de macronutrientes, micronutrientes y compuestos bioactivos. Los avances tecnológicos en el conocimiento de la composición de la leche materna han permitido identificar un gran número de componentes bioactivos, como los prebióticos, responsables de la protección inmunológica y de la prevención de diferentes patologías, lo cual ha llevado a su incorporación en las fórmulas infantiles para lograr beneficios similares.

La obesidad y el asma son serios problemas de salud pública y varios estudios han demostrado la relación estrecha entre estas dos enfermedades. Se ha demostrado que existe una correlación positiva entre el índice de masa corporal y el asma; el riesgo de padecer asma aumenta con el incremento de la masa corporal.

La conveniencia o no de recomendar suplementos vitamínicos en la consulta es una cuestión que se presenta con frecuencia. La American Academy of Pediatrics recomienda la suplementación a determinados grupos de riesgo y ha modificado recientemente las recomendaciones de vitamina D.